Cómo distinguir la fatiga mental de un simple despiste

Cómo distinguir la fatiga mental de un simple despiste

 

Distinguir entre fatiga mental relacionada con la bajada hormonal de estrógenos en menopausia y un simple despiste es complejo, ya que en ambos casos pueden dar la misma cara. Pero hay pautas que pueden ayudarte a distinguirlos. Estos despistes tendrán que ver con la menopausia si: 

  1. Son frecuentes y persistentes
    La fatiga mental en menopausia tiende a persistir en el tiempo, mientras que los despistes atienden a un estado de desconcentración puntual, cuyo punto de partida puede ser el estrés.
  2. Se añaden a más sintomatología de menopausia
    Si además de estas desconcentraciones persistentes, sufres de sofocos, trastornos de sueño o falta de energía, es probable que esa niebla mental forme parte del cuadro de sintomatología de menopausia.
  3. Tienen impacto en tu vida diaria
    Si sobrepasas los 45, es probable que estos episodios sean más incapacitantes que los típicos despistes. La fatiga mental en la menopausia puede afectar significativamente a la capacidad para realizar tareas cotidianas, trabajar o llevar a cabo actividades cognitivamente exigentes.
  4. Mejoran con tratamiento
    La fatiga mental en menopausia es un síntoma médico real que puede ser tratado con terapia hormonal o suplementación pautada, mientras que los simples despistes no necesitan tratamiento, más allá de aprender a manejar el estrés.
Regresar al blog